¿Qué fue la masacre de la Ecole Polytechnique?

Las 14 víctimas de la masacre de la Ecoly Polytechnique.
  • Las lesiones accidentales por arma de fuego son tres veces más altas en Saskatchewan que en cualquier otra provincia canadiense.
  • Tres cuartas partes de las muertes por armas de fuego en Canadá son el resultado de lesiones autoinfligidas intencionalmente.
  • Irrumpir y entrar con la intención de robar un arma de fuego es un delito procesable en Canadá que puede resultar en cadena perpetua.

Aunque se ha ganado una reputación internacional por sus medidas de mantenimiento de la paz y control de armas, Canadá ha experimentado con tristeza el trauma y la tragedia de los tiroteos masivos. El segundo más mortífero de ellos tuvo lugar en la Ecole Polytechnique, la escuela de ingeniería de la Universidad de Montreal, en la provincia francófona de Quebec. Conocida como la Masacre de Montreal, 14 mujeres fueron asesinadas y diez mujeres y hombres más resultaron gravemente heridos por un pistolero por motivos políticos el 6 de diciembre de 1989.

El ataque

Las clases estaban en marcha cuando el tirador de 25 años, Marc Lépine, llegó al campus de Montreal vestido sin pretensiones con jeans y con bolsas de plástico anodinas en cada mano. Encontró su camino a un salón de clases en el segundo piso, donde los estudiantes de ingeniería médica estaban entregando una presentación a su clase de casi 60 compañeros. Interrumpiendo la presentación, exigió que los estudiantes se dividieran en hombres y mujeres contra las paredes opuestas del salón. Se negaron, pensando que era una broma, momento en el que el tirador sacó un arma semiautomática de una de las bolsas de plástico y disparó dos tiros al techo. Temerosos por sus vidas, los estudiantes obedecieron. Una vez que los hombres, que constituían la mayoría de la clase, fueron enviados fuera de la sala, el pistolero comenzó a gritarles vitriolo a las mujeres y abrió fuego. Mientras disparaba, declaró enojado: “¡Todas son feministas!” La estudiante Nathalie Provost trató valientemente de razonar con su atacante, alegando que solo eran estudiantes jóvenes que intentaban aprender, pero sus súplicas fueron ignoradas cuando él apuntó y disparó 30 tiros a quemarropa contra las mujeres.

Seis murieron instantáneamente y tres más quedaron heridos cuando el tirador salió del aula. Abriéndose paso por los pasillos, apuntó a cualquier mujer con la que se cruzara mientras los estudiantes se sumergían debajo de los escritorios y trataban de escapar. Hacia el final de su alboroto, se encontró con la estudiante de ingeniería de cuarto año Maryse Leclair. Cuando su bala no la mató instantáneamente, sacó su cuchillo de 6 pulgadas y la apuñaló tres veces a la joven de 23 años. Después de la muerte de Leclair, se puso el arma en la cabeza y se suicidó 20 minutos después de que comenzara su alboroto.

Las victimas

Cuando el tirador finalmente se apuntó con el arma, 14 mujeres habían muerto y otras diez resultaron gravemente heridas. Cuatro hombres también resultaron heridos, atrapados involuntariamente en la ráfaga de balas. Entre las víctimas supervivientes se encontraba Nathalie Provost, quien inicialmente había intentado razonar con el tirador al comienzo de su ataque. Muchos consideran al teniente veterano de la policía Pierre Leclair como otra víctima. Leclair fue uno de los primeros oficiales que asistieron a la escena, solo para hacer el espantoso descubrimiento de su hija, Maryse, muerta a puñaladas por el agresor. Leclair la reconoció por el jersey que llevaba; su cuerpo encontrado tirado cerca del pistolero muerto.

La lista completa de las víctimas son:

  • Geneviève Bergeron, estudiante de ingeniería civil
  • Hélène Colgan, estudiante de ingeniería mecánica
  • Nathalie Croteau, estudiante de ingeniería mecánica
  • Barbara Daigneault, estudiante de ingeniería mecánica
  • Anne-Marie Edward, estudiante de ingeniería química
  • Maud Haviernick, estudiante de ingeniería de materiales
  • Maryse Laganière, asistente de presupuestos en el departamento de finanzas de la École Polytechnique
  • Maryse Leclair, estudiante de ingeniería de materiales
  • Anne-Marie Lemay, estudiante de ingeniería mecánica
  • Sonia Pelletier, estudiante de ingeniería mecánica
  • Michèle Richard, estudiante de ingeniería de materiales
  • Annie St-Arneault, estudiante de ingeniería mecánica
  • Annie Turcotte, estudiante de ingeniería de materiales
  • Barbara Klucznik-Widajewicz, estudiante de enfermería

La controversia

En los años que siguieron al ataque, la controversia se arremolinaba en torno a los informes de los medios, la necesidad de leyes de control de armas más estrictas y el hecho de que el gobierno no reconociera el tiroteo como un crimen contra las mujeres por motivos de género. Los informes iniciales se centran en el rechazo del tirador tanto de las fuerzas armadas como de la École Polytechnique en lugar de su odio profesado por las mujeres. Al mismo tiempo, la policía se negó a comentar sobre un motivo o divulgar la nota de suicidio del atacante. Finalmente, la carta fue publicada, revelando el profundo odio del atacante hacia quienes consideraba “feministas” y una lista de objetivos de alto perfil, incluidos periodistas y líderes sindicales. También expresó su enfado por que las mujeres asuman trabajos que tradicionalmente se consideraban pertenecientes a los hombres. Sin embargo, sus víctimas, un estudiante de enfermería, un empleado universitario y 12 estudiantes de ingeniería, no se ajustan específicamente a esta descripción. A pesar del contenido de la carta y de la selección de sus víctimas por motivos de género por parte del asesino, el gobierno de Canadá tardó en enmendar las leyes de armas o en etiquetar la masacre como un acto de violencia contra las mujeres o un ataque a las feministas. No fue hasta 1995, bajo la creciente presión de los grupos políticos formados en respuesta a la masacre, que las lagunas que permitieron la compra legal del arma semiautomática se cerraron con la aprobación del Proyecto de Ley Federal de Control de Armas de Fuego, conocido como Proyecto de Ley C-68. . Si bien el 6 de diciembre es ahora un Día Nacional de Recuerdo y Acción contra la Violencia contra la Mujer, no fue hasta 2019, 30 años después del ataque, que los funcionarios de la ciudad retiraron la placa en el monumento de Montreal por no reconocer el género de la mujer. víctimas o la motivación del atacante, indicando solo que había ocurrido un hecho trágico y reemplazándolo con un nuevo texto. La señalización actual ahora honra a las 14 mujeres que murieron en el ataque antifeminista y condena la violencia contra las mujeres.

Related Posts