¿Es el Reino Unido parte de Europa?

El Reino Unido de Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales) e Irlanda del Norte, que juntos forman el Reino Unido, se considera casi universalmente parte de Europa. Aunque no es parte del continente europeo, muchas, si no la mayoría, de las personas en el Reino Unido son descendientes de personas que originalmente vinieron del continente. El Reino Unido también está indisolublemente ligado al resto de Europa desde un punto de vista histórico. Sin embargo, el Reino Unido tiene un historial de distinguirse del resto de Europa en política y economía. En otras palabras, aunque el Reino Unido tiene fuertes vínculos políticos y económicos con el resto de Europa, tradicionalmente se ha mostrado reacio a ceder su soberanía en ambos frentes a instituciones que promueven una mayor integración de Europa, especialmente la Unión Europea.

Mapa de Reino Unido.

Vínculos etnolingüísticos con Europa

En el siglo V d.C., tres pueblos germánicos, los anglos, los sajones y los jutos, comenzaron a migrar desde lo que ahora es el norte de Alemania a la isla de Gran Bretaña. El término “anglosajón” se deriva de la eventual mezcla de estos pueblos germánicos con los británicos celtas nativos y los subsiguientes invasores vikingos y daneses. Hoy en día, la mayoría de la población del Reino Unido desciende de estos anglosajones. Por lo tanto, los orígenes del pueblo británico y del idioma inglés se encuentran en el continente europeo.

Vínculos históricos con Europa

Inglaterra, y más tarde el Reino Unido, siempre han jugado un papel importante en la configuración de la historia de Europa. La participación inglesa en los asuntos europeos se remonta al siglo XI, cuando los ingleses controlaban Dinamarca y Noruega como parte de lo que se conocía como el Imperio del Mar del Norte. En 1066, Inglaterra fue invadida y conquistada por los normandos, que eran gente de Normandía, una región del norte de la actual Francia. Entre los siglos XIII y XV, Inglaterra controló grandes cantidades de territorio en Francia. Las luchas de Inglaterra con Francia solo duraron hasta el siglo XIX.

Los países del continente europeo también han tenido un gran impacto en la historia inglesa y británica. En 1588, por ejemplo, el rey Felipe II de España trató de derrocar a la reina Isabel I de Inglaterra, junto con la naciente Iglesia protestante de Inglaterra. La derrota de la Armada española fue un punto de inflexión en la historia europea, ya que marcó el surgimiento de Inglaterra como una gran potencia naval. Un siglo después, Guillermo de Orange de los Países Bajos se convirtió en el rey de Inglaterra tras la llamada Revolución Gloriosa de 1688.

El Reino Unido desempeñó un papel fundamental en la configuración de la política y las relaciones internacionales de Europa desde el siglo XVIII en adelante. Podría decirse que, si no fuera por los esfuerzos de los británicos durante las guerras napoleónicas, Napoleón Bonaparte pudo haber mantenido su conquista de Europa. Los británicos nuevamente ayudaron a prevenir la conquista de Europa por otras potencias europeas en la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial.

La gente se reunió en Whitehall para escuchar el discurso de victoria de Winston Churchill y celebrar la Victoria en Europa el 8 de mayo de 1945.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Reino Unido fue el último puesto de avanzada de las democracias occidentales en Europa después de que la Alemania nazi conquistó Francia en 1940. A pesar de los incansables esfuerzos de los nazis para conquistar el Reino Unido, sin embargo, los británicos pudieron evitar una invasión alemana a gran escala de Gran Bretaña, que probablemente habría puesto fin a la guerra y habría convertido a Hitler en el amo de Europa. En 1944, el Reino Unido se convirtió en el punto de partida para la eventual liberación de Europa, que comenzó con el asalto de las playas de Normandía por las fuerzas aliadas.

La aversión del Reino Unido a la integración europea

En uno de los discursos del primer ministro británico Winston Churchill después del final de la Segunda Guerra Mundial, habló sobre la perspectiva de unos Estados Unidos de Europa en el futuro. En cierto modo, el discurso fue profético, ya que los países de Europa occidental han estado en un camino de integración desde la década de 1950. Esta integración comenzó con la fundación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero en 1951. Sin embargo, este primer paso en la integración de las economías de Europa Occidental no incluyó al Reino Unido, ni tampoco la posterior formación de la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1958.

Podría decirse que las semillas de la desconfianza entre el Reino Unido y el resto de Europa en materia de integración se sembraron por primera vez en la década de 1960, cuando el presidente francés Charles De Gaulle vetó la solicitud del Reino Unido para unirse a la CEE en dos ocasiones. No fue hasta 1972 que se permitió al Reino Unido unirse al bloque económico emergente, dos años después de que De Gaulle renunciara a la presidencia francesa. Durante la década de 1980, el Partido Laborista, uno de los dos principales partidos políticos del Reino Unido, abogó firmemente por la retirada de la CEE. Mientras tanto, la primera ministra británica Margaret Thatcher despreció en gran medida a la CEE y prefirió mantener estrechas relaciones con Estados Unidos.

En 1992, la CEE se convirtió en la Unión Europea. Se estableció un llamado capítulo social para la UE, así como los criterios para unirse a una futura moneda única europea. El Reino Unido optó por salir de estas dos facetas de la UE. En 1994, se firmó el Acuerdo de Schengen que permite la circulación fluida y sin aduanas entre los países miembros de la UE. Una vez más, sin embargo, el Reino Unido decidió optar por no participar, manteniendo las barreras aduaneras entre él y otros países de la UE. En 2002, la nueva moneda única europea, conocida como euro, entró en circulación, pero los británicos mantuvieron el uso de su propia moneda, la libra Stirling. El año 2011 vio la aprobación de una ley en el Reino Unido que ordenaba que se celebrara un referéndum en todo el país en caso de que el Reino Unido transfiriera más poderes a la UE.

Reino UnidoLos partidarios del Brexit en el centro de Londres sosteniendo pancartas haciendo campaña para salir de la Unión Europea. Crédito editorial: Ink Drop / Shutterstock.com

Durante la década de 2010, la oposición a la UE en el Reino Unido creció con el surgimiento de políticos de derecha anti-UE, como los del Partido de la Independencia del Reino Unido. Esta oposición culminó con un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE, que tuvo lugar en 2016. En este referéndum, el 51,9% de los votantes británicos optaron por abandonar el bloque. Así, se pusieron en marcha las ruedas de la salida del Reino Unido de la UE, apodada Brexit. Finalmente, el 1 de enero de 2021, el Reino Unido abandonó oficialmente la UE, su mercado único común y su unión aduanera.

El Reino Unido y Europa hoy

Hoy, el Reino Unido es uno de los pocos países europeos que no forman parte de la UE. Sin embargo, el Reino Unido sigue manteniendo fuertes lazos políticos y económicos con el bloque. Por ejemplo, la UE sigue siendo el mayor socio comercial del Reino Unido. Además, el Reino Unido sigue formando parte de organizaciones gubernamentales internacionales de gran importancia en Europa, incluida la OTAN y el Consejo de Europa, el último de los cuales supervisa asuntos relacionados con los derechos humanos. Cabe señalar también que, aunque el Reino Unido en su conjunto ha sido históricamente escéptico de la integración europea, la mayor parte de este llamado euroescepticismo se concentra en Inglaterra y Gales. Por el contrario, la mayoría de las personas en Escocia e Irlanda del Norte generalmente apoyan la integración europea.

Related Posts